Skip to Main Content
It looks like you're using Internet Explorer 11 or older. This website works best with modern browsers such as the latest versions of Chrome, Firefox, Safari, and Edge. If you continue with this browser, you may see unexpected results.

Migración laboral en América Latina y el Caribe - Corredores migratorios: Paraguayos a Brasil - Mercado laboral y condiciones laborales

  • La apertura de la economía nacional trajo consigo un flujo de inversión extranjera, nuevos negocios con empresas multinacionales y pequeñas empresas internacionales Esto ha establecido una creciente demanda de profesionales extranjeros altamente calificados. Brasil es el segundo país en el mundo con problemas para cubrir vacantes, después de Japón. La medicina, la ingeniería civil, ingeniería química y la arquitectura son áreas en las que el país necesita más profesionales de los que tiene (www.bbc.com, 2013).
  • Se observa una alta concentración de hombres con respecto a las mujeres. El porcentaje promedio de autorizaciones de trabajo concedidas a hombres es de 71% mientras que a las mujeres es del 29%. Sin embargo, durante el período intercensal (2000-2010) creció a un ritmo mayor el número de trabajadoras inmigrantes mujeres; particularmente bolivianas, paraguayas y peruanas (Koolhaas, 2016).  
  • Los principales grupos ocupacionales en donde se ubican las mujeres son las profesiones científicas e intelectuales, en los trabajos de apoyo administrativo, y en los trabajos de servicios y ventas. Los hombres se ubican en profesiones científicas e intelectuales, como directores y gerentes y en trabajos de producción de bienes y servicios industriales. 

En 2014 la informalidad representaba el 16,1% del PIB en Brasil. Uno de los sectores más afectados por la informalidad en Brasil es la industria manufacturera, la cual posee una alta concentración de mujeres. En 2013 el porcentaje de inmigrantes en este sector era de 18,2%, de los cuales solo el 3,7% eran trabajadores formales DIEESE (2015).Los migrantes que trabajan en condiciones de informalidad enfrentan numerosas dificultades, en vista de que no pueden acceder la “tarjeta fiscal” (CPF), necesaria para realizar cualquier transacción económica