Skip to Main Content
It looks like you're using Internet Explorer 11 or older. This website works best with modern browsers such as the latest versions of Chrome, Firefox, Safari, and Edge. If you continue with this browser, you may see unexpected results.

Historia de la OIT

Lanzamiento del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) (1992)

Child labour being exploited by a small company in the informal sector. Undated.Este programa surgió tras una reunión que tuvo lugar en Bonn en setiembre de 1990 entre el Director General de la OIT, Michel Hansenne, y el ministro de Trabajo alemán. Durante 1991, el trabajo preparatorio llevado a cabo da lugar a la elaboración de un programa inicial. En diciembre de 1991, la OIT y el Gobierno alemán firman un acuerdo sobre una contribución por el monto de 50 millones de marcos alemanes por un período de 5 años. El Programa es oficialmente lanzado en 1992.
 

El  objetivo general era la erradicación progresiva del trabajo infantil, cometido que habría de alcanzarse fortaleciendo la capacidad de los países para ocuparse del problema y promoviendo un movimiento mundial de lucha contra este mal. Ahora, IPEC es operativo en 88 países en el marco de la cooperación técnica. Es el programa más amplio en el mundo en su género y el más grande programa operativo individual de la OIT.


Si bien el objetivo del IPEC sigue siendo la prevención y erradicación de todas las formas de trabajo infantil, la meta prioritaria para actuar de forma inmediata son las peores formas de trabajo infantil, definidas en el Convenio (núm.182) sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999.

(Foto: Explotación infantil de una pequeña empresa en el sector informal. Sin fecha).

Declaración de la OIT Relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo (1998)

En marzo de 1995, en respuesta a las preocupaciones de la comunidad internacional frente al proceso de globalización y de liberalización del comercio, se celebra en Copenhague una Cumbre Mundial Sobre Desarrollo Social. Los Jefes de Estado y de Gobierno presentes en la Cumbre adoptan compromisos y aprueban un plan de acción referente a los « derechos fundamentales de los trabajadores ». En junio de 1998, la 86ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo adopta la Declaración de la OIT Relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo. Esta última, al exigir a los Estados partes de los convenios correspondientes de la Organización que los apliquen plenamente y a los otros que tengan en cuenta los principios enunciados en ella, hizo una contribución decisiva a los objetivos definidos en la cumbre de Copenhague. La Declaración reafirmaba así el compromiso de los Estados Miembros de la OIT de respetar, promover y hacer realidad universalmente los principios relativos a los cuatro derechos fundamentales en el trabajo:
The ILO Declaration on Fundamental Principles and Rights at Work is adopted at the 86th Session of the International Labour Conference, Geneva, June 1998.
  • la libertad de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva ;
  • la eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio ;
  • la abolición efectiva del trabajo infantil ;
  • la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación.

"Con esta Declaración, la OIT asume las tareas que le ha encomendado la comunidad internacional, adoptando a tal efecto, habida cuenta de las realidades de la mundialización de la economía, una verdadera plataforma social mínima de ámbito mundial. Así, la Organización Internacional del Trabajo está en condiciones de abordar con optimismo el nuevo siglo que se acerca." (Presentación de la Declaración por el Director General de la OIT, p. 3, Michel Hansenne). El Programa InFocus Sobre la Promoción de la Declaración, creado en 1999, generó una nueva categoría de proyectos de cooperación técnica, cuyo diseño y financiación está a cargo de la OIT.

(Foto: La Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo se adoptó en la 86.ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, Ginebra, junio de 1998).

Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999 (núm. 182)

Child working in a cotton field during the harvest."Este Convenio fundamental define al « niño » como toda persona menor de 18 años de edad. Requiere de los Estados que lo ratifiquen la erradicación de las peores formas de trabajo infantil, incluidas todas las formas de esclavitud o prácticas análogas […] Este Convenio exige que los Estados que lo ratifiquen brinden la asistencia directa necesaria y adecuada para librar a los niños de las peores formas de trabajo infantil y para su rehabilitación e integración social. Asimismo, establece que los Estados deberán garantizar el acceso gratuito a la educación básica, y, siempre que sea posible y adecuado, a la formación profesional a los niños que hayan sido librados de las peores formas de trabajo infantil." (Véase Las Reglas del juego: una breve introducción a las normas internacionales del trabajo, p. 30).
(Foto: Niño trabajando en un campo de algodón durante la cosecha, Sudán)

Creación de la Agenda de Trabajo Decente (1999)

"El objetivo primario de la OIT es hoy promover oportunidades para que mujeres y hombres obtengan trabajo decente y productivo en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y respeto de la dignidad humana." (Juan Somavia, Director General de la OIT).


The Right Honourable Mr. Mosisili, Prime Minister of Lesotho, delivers his address to the ILC. High-Level Panel on the Food Crisis, Production, Investment and Decent Work. 97th International Labour Conference. Geneva, 11th June 2008.Iniciada en 1999 por el Director General de la OIT, Juan Somavia, la Agenda de la OIT de Trabajo Decente propone una estrategia de desarrollo que reconoce el papel central del trabajo en la vida de las personas. La Organización presta asistencia a través de programas integrados de trabajo decente, desarrollados a nivel de país, en coordinación con los mandantes de la OIT. Estos programas definen las prioridades y las metas dentro de los marcos de desarrollo nacional y tratan de resolver el gran déficit de trabajo decente a través de programas efectivos que cumplan con cada uno de los cuatro objetivos estratégicos de la OIT : 

  • promover y contribuir al cumplimiento de las normas, y los principios y derechos fundamentales en el trabajo ;
  • crear mayores oportunidades para las mujeres y los hombres con el objeto de que dispongan de unos ingresos y empleo decente;
  • realzar el alcance y la eficacia de la protección social para todos ;
  • fortalecer el tripartismo y el diálogo social.

El Director General recordaba en su informe en la 87a reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo (1999), los retos inherentes a la noción de trabajo decente: "La OIT milita por un trabajo decente. No se trata simplamente de crear puestos de trabajo, sino que han de ser de una calidad aceptable. No cabe disociar la cantidad de empleo de su calidad. Todas las sociedades tienen su propia idea de lo que es un trabajo decente, pero la calidad del empleo puede querer decir muchas cosas. Puede referirse a formas de trabajo diferentes, y también a muy diversas condiciones de trabajo, así como a conceptos de valor y satisfacción. Hoy en día, es indispensable crear unos sistemas económicos y sociales que garanticen el empleo y la seguridad, a la vez que son capaces de adaptarse a unas circunstancias en rápida evolución, en un mercado mundial muy competitivo." (p. 4)

El 10 de junio de 2008 en su 97ª reunión, la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó la Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa, que se llevará a la práctica en el marco de la Agenda de Trabajo Decente y sus cuatro objetivos estratégicos.

(Foto: El Muy Honorable Sr. Mosisili, Primer Ministro de Lesotho, pronuncia su discurso ante el ILC Panel de Alto Nivel sobre la Crisis Alimentaria, la Producción, la Inversión y el Trabajo Decente, 97.ª Conferencia Internacional del Trabajo, Ginebra, 11 de junio de 2008.)

Lanzamiento del Programa VIH/SIDA y el Mundo del Trabajo (2000)

Desde los 80 años, la OIT colabora con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para luchar contra la propagación del virus del SIDA. Es así que la Organización participa en el Programa Global de la OMS de Lucha contra el SIDA, entonces dirigido por el Dr. Jonathan Mann. En noviembre de 1988, en su 241ª reunión, el Consejo de Administración hacía referencia a los proyectos de asociación en curso con la OMS, relativos en particular a consultas sobre el SIDA y el lugar de trabajo y a la protección de los trabajadores contra la discriminación.
 
HIV/AIDS Human Red Ribbon at ILO headquarters on World AIDS Day, 1 December 2010, Geneva.Actualmente, la OIT se encuentra comprometida a continuar su lucha contra el VIH / SIDA. Así, en noviembre de 2000, en cooperación con el programa "ONUSIDA", la Organización, lanzaba el programa "VIH/SIDA y el Mundo del Trabajo - ILO/AIDS" a raíz de la resolución adoptada en la 88ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo (junio de 2000). El objetivo de este programa es aprovechar los recursos y la estructura específica de la Organización para, conjuntamente con los mandantes de la OIT, promover la prevención de la enfermedad en el lugar de trabajo, combatir la discriminación contra los trabajadores infectados y mitigar las consecuencias socioeconómicas de esta pandemia. Este programa incluye actividades de promoción y sensibilización, elaboración de directrices y normas, y el fortalecimiento de la capacidad de los interlocutores sociales a través de la cooperación técnica. La OIT contribuye al cumplimiento de este compromiso asumido a nivel internacional mediante:
  • Una estructura tripartita que permite movilizar y apoyar a los gobiernos, a los empleadores y a los trabajadores en sus acciones contra el VIH / SIDA
  • Casi un siglo de experiencia en ayudar a los gobiernos con respecto a la legislación laboral y normas para proteger los derechos de los trabajadores y mejorar sus condiciones de trabajo.
  • Una red mundial de oficinas exteriores que asegura la creación de condiciones óptimas para la aplicación y gestión de proyectos de cooperación técnica.
  • Amplia experiencia en diversas áreas relacionadas con el VIH / SIDA, como el empleo, la seguridad y la salud en el trabajo o la seguridad social.
  • Estructuras sólidas en todos los asuntos relacionados con la investigación, la educación y la formación, la gestión del conocimiento y la comunicación.

(Foto: VIH / SIDA Human Red Ribbon en la sede de la OIT en el Día Mundial del SIDA, 1 de diciembre de 2010, Ginebra).

Creación de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización (2002)

World Commission on the Social Dimension of Globalization. From left to right, Benjamin William Mkapa, President of Tanzania, Tarja Halonen, President of the Republic of Finland and Juan Somavia, Director-General of the ILO. London, February 24, 2004.La Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización es un organismo independiente que fue instituido por la Organización Internacional del Trabajo en febrero de 2002.

En el momento de la creación de la Comisión, no parecía haber dentro del sistema multilateral un espacio que diese cabida de forma adecuada y general a la dimensión social de los diferentes aspectos de la globalización. El informe de la Comisión Mundial, "Por una Globalización Justa: Crear oportunidades para todos" , fue el primer paso para establecer un diálogo estructurado entre actores cuyos intereses y opiniones sobre la dimensión social de la globalización difieren.

Hamish Jenkins, Eddy Lee y Gerry Rodgers recuerdan que la Comisión fue creada "en un momento de inquietud persistente por los efectos desiguales de la globalización en las personas, la exclusión de muchos de sus beneficios y el hecho de no haber sabido desarrollar su potencial para siempre. Ya se había dicho y escrito mucho sobre la globalización, pero la Comisión Mundial fue diferente: un intento de llegar a un consenso […] sobre las cuestiones clave que debían abordarse y sobre una estrategia factible y eficaz". (Véase. La Búsqueda de una globalización justa tres años después, p. 1)

(Foto: Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización. De izquierda a derecha, Benjamin William Mkapa, Presidente de Tanzania, Tarja Halonen, Presidente de la República de Finlandia y Juan Somavia, Director General de la OIT. Londres, 24 de febrero, 2004.)

Creación de la Agenda Global para el Empleo (2003)

Speech of the Director-General of the ILO, Juan Somavia, at the Opening session of the Global Employment Forum. Geneva.La Asamblea General de las Naciones Unidas reconocía en su 24ª reunión extraordinaria (26 de junio - 1 de julio de 2000) que "la necesidad de elaborar una estrategia internacional coherente y coordinada en materia de empleo para dar más oportunidades a todos de lograr medios de vida sostenibles y tener acceso al empleo" (p.1). La Declaración del Milenio, adoptada en setiembre de 2000 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, puso de relieve una serie de objetivos globales que deben alcanzarse para el año 2015, incluida la reducción a la mitad del porcentaje de habitantes del planeta cuyos ingresos sean inferiores a un dólar por día.

La Agenda Global para el Empleo constituye la respuesta de la OIT tanto a la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas como a los objetivos fijados por la Declaración del Milenio. En noviembre de 2001, la OIT organiza en Ginebra el Foro Mundial del Empleo, luego del cual se lanzó un plan de 10 puntos destinado a contrarrestar la escalada del desempleo y el empobrecimiento provocados por la recesión mundial y los atentados terroristas del 11 de setiembre de 2001. Este plan dio origen a la Agenda Global para el Empleo, la cual fue adoptada en marzo de 2003 por el Consejo de Administración de la OIT con un amplio consenso tripartito, con el objetivo de situar al empleo en el centro de las políticas económicas y sociales implementadas por los gobiernos.

En este sentido, la Agenda Global para el Empleo constituye un marco en el cual la OIT puede establecer asociaciones dentro del sistema multilateral y colaborar con los gobiernos y los interlocutores sociales, tanto a nivel nacional como a nivel regional, a fin de promover la creación de empleos productivos.

(Foto: Discurso del Director General de la OIT, Juan Somavia, en la sesión de apertura del Global Employment Forum, Ginebra).

Adopción del Convenio sobre el Trabajo Marítimo (2006)

Life saving drill at sea by the crew of a cargo ship. Greece, 1991.La 94 ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, celebrada en Ginebra del 7 al 23 de febrero de 2006, se centró en el sector marítimo. La Conferencia se fijó una meta de escalas sin precedentes, a saber, la adopción de un convenio sobre el trabajo marítimo que revisa y refunde 37 convenios existentes, así como las recomendaciones conexas, con el fin establecer las condiciones mínimas de trabajo y de vida para todos los trabajadores de esos barcos. El Convenio sobre el Trabajo Marítimo, 2006, conocido como “MLC, 2006” entró en vigor el 20 de agosto de 2013.

(Foto: taladro salvavidas en el mar por la tripulación de un buque de carga Grecia, 1991.)

Declaración de la OIT sobre la Justicia Social para una Globalización Equitativa (2008)

El 10 de junio de 2008, la 97ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) adoptó la Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa, que se llevará a práctica a través de la Agenda de Trabajo Decente y sus cuatro objetivos estratégicos.

"Desde la Constitución de la OIT en 1919, esta es la tercera Declaración de principios y políticas de gran alcance adoptada por la Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT a lo largo de su historia. Se suma a la Declaración de Filadelfia de 1944 y a la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo y su seguimiento de 1998."

"La Declaración es una fuerte reafirmación de los valores de la OIT, donde se:

  • recuerda que la OIT tiene el mandato constitucional de tratar de hacer realidad la aspiración universal de justicia social a través de sus actividades en el mundo de hoy ;
  • reconoce la responsabilidad especial de la OIT para promover una globalización justa, a fin de alcanzar mejor los objetivos establecidos por los mandantes al crear la OIT ;
  • institucionaliza la Agenda de Trabajo Decente como la política clave y el concepto operacional para alcanzar los objetivos constitucionales de la OIT y para brindar servicios eficientes y eficaces a sus mandantes."
(Source : Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa, Aviso del Director General, p. 1)